martes, 26 de abril de 2016

Ni estaba muerta ni andaba de parranda

Hace unos días mi blog cumplía 5 añitos, ¡Ay, el pobre! Seguramente cree que lo tengo abandonado, y es verdad. Hace casi un año que no escribo. Y no, no estaba muerta, ni estaba de parranda, aunque una gran fiesta sí he tenido, sí.

Empecemos por el principio. Hace un poco más de un año, mi marido me vino con la noticia de que le habían ofrecido cambiar de trabajo, e irnos a Dubái. "¿A Dubai?" dije yo, y pasé a dedicar mis días y horas libres a buscar información, conocer barrios, colegios, y todo lo que podía, sin haber estado nunca ahí. 

Después de tres o cuatro meses de incertidumbre y negociaciones, se concretó lo de la mudanza. Vinieron luego dos viajes de "reconocimiento" para buscar colegio, casa. Cada uno de esos viajes vino acompañado de mil historias y anécdotas que contar.

La transición fue un poco dura para alguien que, como yo, ha migrado mucho y sentía que ya por fin me había estabilizado. Tenía mi vida "resuelta" en Madrid y, de repente, he debido empezar de nuevo. He tenido que dejar muchas cosas: una casa nueva (que estuve seis meses reformando), colegios que adoraba, amigas, pero sobre todo una de las cosas que era más especial para mí: mi vida de bloguera en Madrid. 

Por eso, antes de la mudanza, quise despedirme de todas esas personas memorables del 2.0 que se han convertido en verdaderos amigos a través de estos años. Y lo hice con una fiesta por todo lo alto que llevo todavía en el corazón: La #Perika'sParty.

Ahí estuvo muchísima gente querida, ya sea físicamente, sentándose en esa silla roja del photocall, o a la distancia, haciéndose sentir de distintas formar, con mensajes, recuerdos y regalos. Ya agradecí en su momento, hace casi un año, pero tengo que volver a hacerlo, porque, como dije antes, el recuerdo de esa noche me acompaña siempre y me alegra el corazón. A todos los que estuvistéis: gracias, mil millones de gracias. 


Cómo describir todo el amor que sentí durante esos días, y luego, a pesar de la distancia, todo el apoyo que mi mundo "virtual" y 2.0 me ha dado y sigue dando en esta nueva etapa.

Pero en especial debo agradecer a estas dos organizadoras de excepción que tuve: Nerea, nuestra querida Peineta, y Fran, más conocida como Remorada. Que se tomaron la preparación de la fiesta como si fuese algo propio e hicieron que la celebración fuese algo grande, muy grande y memorable. Gracias de nuevo amigas. 


Y a mis lectores, decirles que no sé si podré seguir con este blog, aunque me resisto a cerrarlo, porque mi "alter-ego", Chica Perika, es algo con lo que estoy completamente identificada. Tengo, además, muchos posts a medio hacer, muchas recetas trabajadas, fotos, etc, que no quiero perder. Pero también es cierto que en este momento mi vida ha cambiado tanto, que si no lo comparto, no estaría siendo sincera. Por eso es que hoy empiezo un blog nuevo que quisiera que conozcas: se llama Dubailando y el sitio es www.vivirendubai.com

¿Por qué no contar esta nueva etapa aquí mismo, en el blog de Chica Perika? Porque creo que no sería justo con este espacio, ni con aquellos que leen por lo que es. No tiene nada que ver un disfraz para mis hijos, con mi visión de las calles de Dubái. 

Quiero mantener este sitio, y seguir escribiendo cada vez que pueda. No prometo frecuencia, porque ya desde hace tiempo escribo muy de vez en cuando, pero sí prometo intentarlo. Seguiré también en las redes sociales, aunque haya cambiado de nombre. Si me seguías antes, ahí me vas a encontrar todavía. 

Mientras tanto, te invito a que conozcas mi nuevo blog, y me despido, esperando volver pronto y vernos más pronto aún, en mi nuevo "hogar". Gracias por haber estado ahí y hasta pronto. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...