martes, 19 de marzo de 2013

Premio especial del jurado

Pareceré pesada, lo sé, pero cuando terminó el concurso de disfraces, me quedé con la sensación de que había fotos que no habían sido tan apreciadas como se lo merecían. A varias de ellas les cogí cariño, tal vez porque conocía la historia que tenían detrás. O simplemente porque me parecieron fotos divertidas, otras muy trabajadas, todas con un "algo" especial. 

Si no pudiste verlas todas en su momento, puedes aprovechar ahora y pasarte por el álbum del #carnavalperiko.

Pero si has seguido todo el tema del concurso, sabrás que Nuestra ganadora, fue Baby Leia. Y aunque es una foto que me encanta, creo que en la próxima edición instauraré también un premio especial del jurado, para no quedarme con las ganas de premiar a mis favoritas. 

Les cuento entonces un poco: otras fotos que me gustaron mucho (por nombrar algunas, porque de verdad todas me parecieron geniales) fueron: 

El albor del súper-heroe, de Ata Arróspide. Puedes leer la entrada que escribió en su blog sobre el tema. Foto simple donde las haya, pero con un "noséqué" (será por las pocas prendas que lleva encima, jajaja). 
Robin, de una de nuestras patrocinadoras, Isabella Subaquática.
Las súper-heroinas, de Marta, Diario de algo especial, que no sé cómo convenció a su  marido, nuevo súper-héroe del día a día.
Vendedora de palomitas, de Mimitos de Mamá, con un "complemento" genial.

Pero aquí vienen mis tres favoritas. La primera se llamaba "Con churros y a lo loco". Me la mandó Walewska, de Mamis y Bebés, creo que porque vió que empezaba a desesperarme por tener pocas fotos al principio del concurso. Qué alegría fue recibir esto. Lo más especial de esta foto es que los dos "disfrazados" de churreras son ella, con 15 años, y su abuelo. Ella destaca, sobre todo, los globos que usaba su abuelo a modo de tetas y las sandalias con calcetines. ¿No les parece preciosa? 


La segunda foto que me encanta se llama "El charco de los patos". Cuando la recibí pensé que era otra persona que me la mandaba (lo confieso...) y respondí rápidamente al correo-electrónico con una declaración de amor y promesas de brownies varias. Con qué cara me habré quedado cuando me di cuenta de que el remitente de esto era un chico majo majísimo al que no conocía de nada, y que tiene una tienda súper chula en Valencia (y on-line) que se llama Gnomo Style Shop

La historia de la foto es también muy buena. Se hizo en el carnaval de 8vo de EGB, donde había la tradición de que los varones del último curso se travistiesen. Ellos lo hicieron como bailarinas de ballet, y prepararon una coreografía, que se llamó, como el título de la foto. 

Por culpa de esta foto he tenido a mi hija vestida de bailarina varios fines de semana seguidos. Lo único es que no entiende muy bien por qué estos "chicos" van de "chicas".  


Pero la última foto, y que se ha robado completamente mi corazón, es esta. Enviada también por Walewska. Por lo visto su familia tenía una larga tradición de disfrazarse (sólo estoy mostrando dos de las tres que me mandó, en la tercera están su abuela y abuelo de princesa y trovador).

En esta foto está su familia, disfrazados todos, en unos campamentos. Una familia muy unida. Mi personaje favorito... El caballero vestido de rosa, con agujero en la media. 

¡Muero por esta foto!


¿Tienes tú alguna favorita dentro del álbum?

martes, 12 de marzo de 2013

Cosiendo para niños

A veces parece que uno no tiene derecho a decir estas cosas, ni a sentirlas, y yo quiero ser sincera: Durante toda la primera parte de mi segundo embarazo quise (aunque sospechaba que no sería así) que viniera nuevamente una niña. 

Cuando me confirmaron que era niño, tuve mi momento de tristeza. Un ratito de duelo ante lo que no sería. Sí, ya sé que lo más importante era que fuese un niño sano. Que viniese bien, y que sea feliz. Estoy de acuerdo con TODO eso. Y es también lo que deseaba. Pero al haber crecido con amigas que tenían hermanas, siempre tuve una cierta envidia de la relación que tenían entre ellas. De complicidad, amistad (no sin sus ocasionales peleas). Incluso lo veo hoy en la blogosfera, con La madre novata y Starenrojo; o La niña sin nombre y el Hada Madrina. Por eso, desde que supe que estaba embarazada, quise que mi hija tuviera una hermana. 

Por otro lado, ya muchos saben que mi suegro no es santo de mi devoción, y me parecía que uno niño podía perpetuar las malas "costumbres" masculinas de la familia. Me daba (y me sigue dando) terror la idea.

Además, esto de ser madre, para mí, es algo que no me llego a creer. Es, a ratos, un juego, una continuación de mí: a mi hija le compro el bolsito de Hello Kitty que me gustaría tener, le coso vestiditos que no me puedo poner. Cocinamos juntas; me siento totalmente identificada con ella y me sorprende (también me asusta) muchas veces teniendo las mismas actitudes que tenía yo de niña. 

Pero una vez pasado el "shock", empecé a aceptar que el segundo me iba a tocar niño. Y empecé a ver el lado positivo: nadie iba a desbancar a la princesa de la casa. Intentaré criar a un niño sensible (lo intentaré, que ya con la primera he descubierto que hay muchas cosas que vienen "de fábrica", hagas lo que hagas). Tendré que aprender a hablar de trenes, a jugar al balón, si es lo que quiere. Pero aviso también que a este niño le enseñaré a cocinar, a hacer manualidades; si quiere, incluso, a coser, aunque resulte tan torpe como su padre... 

Ahora que tengo a mi príncipe en brazos, no lo cambio por nada. Ni por la niña más guapa, ni por la mejor compañera para mi hija. ¡Este enano me tiene total y absolutamente enamorada! ¡Y la hermana mayor sólo tiene ojos para su hermanito!

Pero, la buena noticia para mis seguidores... es que ¡ahora voy a tener que coser cosas para niños! Ya no sólo tendremos falditas y disfraces de princesas. No, ahora también tocará coser pantalones, bolsitos para guardar coches, etc. Podré "profundizar" en temas como la corbata para niños. Ya incluso llegan pedidos de tutoriales: tengo que ir preparando cómo hacer una pajarita. 

Para empezar a inspirarme, me compré el libro "sewing for boys", de Shelly Figueroa y Karen LePage, que tiene ideas súper bonitas y facilísimas para hacer. 


¡Me va a tocar coser cositas para niños!

miércoles, 6 de marzo de 2013

Mi amiga Roxana, la verdadera repostera

Cuando escribí el post sobre mis amigas de Costa Rica, "olvidé" mencionar que tres de ellas son "famosas". Cada una a su manera y en su campo. Mi idea es ir hablando de ellas aquí.

Empiezo con mi amiga Chana, a la que menciono en el primer post como "la verdadera repostera", porque lo es realmente. Y, pese a que este post lo quería escribir más adelante, prefiero hacerlo hoy, que es un día especial. No puedo mandarte el "easy-bake", querida, pero aquí va mi regalito. 

martes, 5 de marzo de 2013

Premios y más premios

Llevo unos días un poco cansada y desconectada después de tanta fiesta carnavalera, así es que pido disculpas por no haber hecho esto hasta ahora. 

Les (os) cuento la historia: Hace dos semanas, en pleno #carnavalperiko, llega Aidyx y sus cosas, que tiene un blog que me encantaba, y me dice que me ha dado el Liebster award. ¡Madre, qué alegría!




Eso me hizo recordar que soy una impresentable, que hace meses (allá por septiembre, yo en pleno embarazo y agobio de mi época barrigona), mi querida amiga de Y entonces llegó el caos, me había dado también el Liebster. Y yo sin agradecerle, ni mencionarla, ni nada de nada. Vergüenza total (perdóname, guapa).


Pero siguió la semana, y me llegó un mensaje al Facebook, de Mamá Golondrina, diciendo que me pasara por su blog, porque me había dado el premio Versatile blogger.


Y al día siguiente, Creandy Pedagoga, con el Lovely blog award.



¡Qué semana! en el mismo post, un mensaje de Mamá Multitarea, que me daba el Best blog award. Y dos días más tarde, un correo electrónico de Tejiendo en el tejado, para contarme que me daba ese mismo premio.


Han sido unos días intensos de premios, y estoy, de verdad, muy pero muy agradecida. Como digo siempre, es un placer ver que no sólo mi tía lee mi blog. Y sentir el reconocimiento de otras blogueras es algo muy bonito. Muchísimas gracias, de verdad. 

Pero tengo que pedir disculpas porque, la segunda parte de recibir premios, es darlos también, y, lamentablemente, en este momento estoy con tantas cosas en la cabeza y tan cansada con los enanos y la vida en general, que no puedo ponerme a nombrar blogs y elegir entre todos los que me gustan para premiarlos. De todas formas, no he querido esperar a tener el tiempo de dar premios para agradecer y nombrar a aquellos que me han premiado. 

Muchas, muchísimas gracias. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...