viernes, 1 de febrero de 2013

Disfraz de gato y cómo hacer unas orejitas

Muchos blogs están, en este momento, con el tema de los disfraces para Carnaval. ¡Y a mí que me encanta inventarme disfraces caseros para mi hija! ¿Cómo me voy a perder este momento? ¡Yo también tengo que compartir mis ideas!

Así es que, muerta de sueño por mis despertadas nocturnas, y agotada a más no poder, entre el enano y la mayor, me pongo las pilas para escribir rápidamente sobre este disfraz que es fácil facilísimo. Lo hice para mi hija en la última fiesta de Halloween, pero creo que es reciclable y se puede usar en carnaval también. 

Es un disfraz de gatito negro:



¿Qué misterio tiene? ¡Ninguno! Es más, casi ni es necesario escribir nada, porque las fotos que hice son tan claras (aunque, irónicamente, alguna salió un poco oscura) que no requieren explicación.

Para hacer el disfraz, simplemente busqué ropa negra ajustada: pantalones (pueden ser leggings), calcetines (medias), camiseta, zapatos. Compré en la tienda de los chinos una cola de gato, porque, aunque encontré varios tutoriales de cómo hacer una, honestamente, no tuve ni tiempo ni ganas de ponerme. 


Lo único que sí hice, y explico aquí, son las orejas: con una diadema (vincha) y un poco de fieltro. 

Utilicé una diadema básica (las compro en paquetes de 10 en Cobian), que forré con bies de raso en espaguetti (lo encuentras en cualquier mercería grande, como la diadema).


Hice un pequeño patrón para las orejas: la base que cortaría en fieltro negro y que debía ser "doble", pues iba a envolver la diadema. Y un patrón más pequeño, que cortaría en fieltro rosa para hacer el interior de las orejas. Corté dos de cada.


Pegué la parte rosa (el interior) sobre el fieltro negro con cola blanca.


Cosí los bordes del fieltro rosa, más que nada para dar un efecto de pelitos en la oreja (si tienes un gato sabrás a qué me refiero).


Y me quedaron así (me siento como el que explica las cosas en Art Attack).


Le probé la diadema a mi hija y marqué dónde debía colocar las orejas.



Y las coloqué, doblando por la mitad, y con un poco de guata como relleno, para darle "cuerpo" a la oreja.


Esta siguiente foto la dejo, simplemente porque me parece que quedó bonita... 


Y las cerré, cosiendo los bordes. 

Un pequeño truco es que puse un trocito de la parte áspera de velcro en la cara interior de la diadema (debajo de cada oreja) y lo pegué con un pegamento un poco más fuerte. Esto lo hice para darle más sujeción a la diadema, porque ya me pasó, cuando hice otras similares, que resbalaban mucho y se le caían a mi hija.


¡Orejas terminadas para completar tu disfraz!

Y gatito listo desayunando para ir a su fiesta en el cole. 


Si te gusta este post, suscríbete al blog


14 comentarios:

  1. Son geniales las orejas, además adaptables a muchos más animales!
    Y por cierto, para ser como el de Art Attack, tendrías que terminar todas tus frases con un: peeerfecto!
    Un beso guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Qué bueno que te gusten! Añadiré el "perfecto" a mi repertorio. jajaja.
      besos.

      Eliminar
  2. Genial, y parece sencillo, yo estoy mirando disfraces para el mini, que en una semanita tenemos los carnavales. Un besoo y ánimo con los pequeñitos. La niña guapisimaaaa de gatita :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves que este es bastante sencillo. Además, tú y los gatitos. Jajaja.
      Gracias por lo de mi niña guapa. Y eso que no la has visto de frente con su maquillaje de gatito!
      Besos.

      Eliminar
  3. Mini tiene que ir de Leon, o de payasa, me estoy decidiendo pero me viene genial. gracias Guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. QUé guay, estas orejas para el león van fenomenal (adaptando colores, claro)! Una vez hice uno de payasa como "segundo disfraz" porque durante las "pruebas" me iba diciendo la niña que el de princesa que le estaba haciendo no le gustaba porque le hacía daño. Al final no se puso el de payasa, pero quedó monísima también. Lo que hice fue coger todo ropa de distintos colores que no pegaban nada (pero colores enteros), con unos leggins blancos, y le hice una faldita de tul de las mías, pero cortita y con tul turquesa y amarillo. Se veía súper divertida!
      Ya me cuentas al final de qué la llevas!
      Beso.

      Eliminar
    2. Gracias guapa!!! te mandaré el resultado!

      Eliminar
  4. Oh oh!! Me encanta!!! Se lo enseñaré a la Genoveva mayor para que me diga si le gusta, y, lo siento por la petite, que no tiene ni voz ni voto, pero si le gusta, me pongo manos a la obra, para ambas! Ya me imagino a ambas gatitas. Gracias! (Y además, también me puedo disfrazar a juego, jajaja)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Síiii! Yo empecé a hacer dos pares de orejas, unas para mi enana y otras para mí, para poder recibir a los que pedían dulces en halloween, pero al final no me dio tiempo de terminar de coser las mías. Me quedé con las ganas!
      Seguro que vais monisimas a juego!

      Eliminar
  5. Pues me viene muy bien la idea, a una de las tres le va a ir perfecto. De hecho, la mayor una vez fué de ardilla(precioso ese rabito) y tengo la diadema con las orejas guardada.
    Por ciero, qué foto taaan bonita de la gatita desayunando!
    Y qué imaginación!!

    ResponderEliminar
  6. Pero que apañada eres! Mi ideal de madre perfecta se encarna el ti.
    Te copio pero para hacer un dálmata.

    ResponderEliminar
  7. Qué fácil parece todo en vuestras manos!!, Seguro que estaba muy guapa.

    ResponderEliminar
  8. Que bien te ha quedado!!! Y que facil parece

    ResponderEliminar
  9. He mirado tu página y voy a probar con las orejas de gato a ver q tal m salen...gracias por tu idea un saludo!!! JG.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...