miércoles, 8 de junio de 2016

Otra foto publicada

Pocos meses después de empezar con este blog, tuve la enorme sorpresa de que me pidieran una foto para publicarla en papel. Era para la revista IN de la línea aérea LAN, de latinoamérica. Tienes el post que escribí en su momento aquí

Y da la casualidad que ahora, cinco años después, y cuando acabo de comenzar con mi nuevo blog sobre Dubái, me han pedido otra foto para publicar. 

Esta vez ha sido para la sección de fin de semana del periódico The National, aquí en Dubái.

martes, 26 de abril de 2016

Ni estaba muerta ni andaba de parranda

Hace unos días mi blog cumplía 5 añitos, ¡Ay, el pobre! Seguramente cree que lo tengo abandonado, y es verdad. Hace casi un año que no escribo. Y no, no estaba muerta, ni estaba de parranda, aunque una gran fiesta sí he tenido, sí.

Empecemos por el principio. Hace un poco más de un año, mi marido me vino con la noticia de que le habían ofrecido cambiar de trabajo, e irnos a Dubái. "¿A Dubai?" dije yo, y pasé a dedicar mis días y horas libres a buscar información, conocer barrios, colegios, y todo lo que podía, sin haber estado nunca ahí. 

Después de tres o cuatro meses de incertidumbre y negociaciones, se concretó lo de la mudanza. Vinieron luego dos viajes de "reconocimiento" para buscar colegio, casa. Cada uno de esos viajes vino acompañado de mil historias y anécdotas que contar.

La transición fue un poco dura para alguien que, como yo, ha migrado mucho y sentía que ya por fin me había estabilizado. Tenía mi vida "resuelta" en Madrid y, de repente, he debido empezar de nuevo. He tenido que dejar muchas cosas: una casa nueva (que estuve seis meses reformando), colegios que adoraba, amigas, pero sobre todo una de las cosas que era más especial para mí: mi vida de bloguera en Madrid. 

Por eso, antes de la mudanza, quise despedirme de todas esas personas memorables del 2.0 que se han convertido en verdaderos amigos a través de estos años. Y lo hice con una fiesta por todo lo alto que llevo todavía en el corazón: La #Perika'sParty.

Ahí estuvo muchísima gente querida, ya sea físicamente, sentándose en esa silla roja del photocall, o a la distancia, haciéndose sentir de distintas formar, con mensajes, recuerdos y regalos. Ya agradecí en su momento, hace casi un año, pero tengo que volver a hacerlo, porque, como dije antes, el recuerdo de esa noche me acompaña siempre y me alegra el corazón. A todos los que estuvistéis: gracias, mil millones de gracias. 


Cómo describir todo el amor que sentí durante esos días, y luego, a pesar de la distancia, todo el apoyo que mi mundo "virtual" y 2.0 me ha dado y sigue dando en esta nueva etapa.

Pero en especial debo agradecer a estas dos organizadoras de excepción que tuve: Nerea, nuestra querida Peineta, y Fran, más conocida como Remorada. Que se tomaron la preparación de la fiesta como si fuese algo propio e hicieron que la celebración fuese algo grande, muy grande y memorable. Gracias de nuevo amigas. 


Y a mis lectores, decirles que no sé si podré seguir con este blog, aunque me resisto a cerrarlo, porque mi "alter-ego", Chica Perika, es algo con lo que estoy completamente identificada. Tengo, además, muchos posts a medio hacer, muchas recetas trabajadas, fotos, etc, que no quiero perder. Pero también es cierto que en este momento mi vida ha cambiado tanto, que si no lo comparto, no estaría siendo sincera. Por eso es que hoy empiezo un blog nuevo que quisiera que conozcas: se llama Dubailando y el sitio es www.vivirendubai.com

¿Por qué no contar esta nueva etapa aquí mismo, en el blog de Chica Perika? Porque creo que no sería justo con este espacio, ni con aquellos que leen por lo que es. No tiene nada que ver un disfraz para mis hijos, con mi visión de las calles de Dubái. 

Quiero mantener este sitio, y seguir escribiendo cada vez que pueda. No prometo frecuencia, porque ya desde hace tiempo escribo muy de vez en cuando, pero sí prometo intentarlo. Seguiré también en las redes sociales, aunque haya cambiado de nombre. Si me seguías antes, ahí me vas a encontrar todavía. 

Mientras tanto, te invito a que conozcas mi nuevo blog, y me despido, esperando volver pronto y vernos más pronto aún, en mi nuevo "hogar". Gracias por haber estado ahí y hasta pronto. 

miércoles, 15 de julio de 2015

Mi 40 cumpleaños

Lo admito, me gusta mucho mi cumpleaños: Me gusta que me saluden, me gustan los regalitos y que se acuerden de mí. Es mi día favorito del año, y lo que más me gusta es celebrarlo.

Por eso, cuando vi que los 40 años se acercaban temerosamente decidí que mi fiesta iba a ser épica, con algo de la esencia que tuvo mi boda: gente querida de distintas partes del mundo unidas para celebrar.

Estaba tan emocionada con el tema que empecé a invitar a gente hace dos años, y en noviembre (¡8 meses antes de la fecha!) me puse a buscar dónde y cómo hacer la fiesta.

Yo creía que iba todo más o menos bien, pero resulta que el lunes pasado, cinco días antes de la celebración, me encontré con la sorpresa que quien yo creía que me la iba a organizar me dijo que no lo hacía (pese a haber dicho la semana anterior que “tranquila”).

Después de ese pequeño traspié (y un momento de pánico inicial), debo decir que la fiesta fue todo lo que yo quería: más que memorable.

Por eso, pese a que llevo mucho tiempo sin publicar en el blog, me parece más que necesario hacerlo hoy y agradecer a toda la gente que me dio una mano, que trabajó duro y realmente muy bien, con muy poco tiempo y que tuvo una capacidad de reacción increíble, con lo que lograron que la fiesta fuera un éxito. Unos profesionales de verdad.

Tengo que dar las gracias a Noel Vela de Encoctelart (aquí su Facebook), un coctelero con el que había trabajado antes en un evento y del que todos habían quedado enamorados. Digamos que en el mundo hay cocteleros, y luego, está Noel. No sólo sus cocteles están buenísimos, si no que los prepara entreteniendo al público: Hace bebidas de colores, invita a la gente a participar en lo que él está haciendo… ¡y hasta hace magia (pero de la buena)! La suerte hizo que estuviera disponible y encantado de ayudar.


Me dieron una mano también las chicas de The Good Food Company, que venían muy recomendadas y se portaron de las mil maravillas. Catalina fue rapidísima: El martes cerramos el tema y el sábado estaban aquí dando de comer a todos los invitados. Además, las chicas que estuvieron en la cocina son increíbles. Gracias a las Palomas y a Carmen. Su trabajo es impecable, y todo estaba riquísimo. ¡Puedo incluso decir que su brownie compite con el mío!


Y claro, una buena fiesta no lo es si no hay baile, pero sabía que mezclar a tanta gente de distintos lugares y animarlos a todos a bailar podía ser un trabajo difícil. Se lo pedí a los chicos de Bailamás, que es el sitio al que voy a hacer ejercicios bailando, y a donde me escapo cada vez que puedo. Mare y Alex, los profes, son absolutamente geniales, nos llenaron la casa de música y alegría y hasta consiguieron que los franceses dieran pasitos de flamenco con una sonrisa de oreja a oreja. Son la bomba, y la energía que transmiten es más que contagiosa.


Además de esto, como había gente que venía de fuera con niños que no tenía con quién dejar, y mi hija quería ser parte de la fiesta, me puse como loca a buscar canguros que se quedaran con ellos mientras los grandes nos divertíamos. Iván de Bepoppins me dio una mano, y me mandó a unas chicas majísimas y perfectas para la tarea. Sé que mi hija se lo pasó genial: Jugó, pero también bailó y rió, y luego se la llevaron a dormir, sin que yo, ni ninguno de los otros padres, tuviéramos que ocuparnos.


La decoración (farolillos, pompones, etc) y el cotillón (no hay una buena fiesta sin un buen cotillón) los compré en Aire de fiesta, y llegó de un día para el otro. Las luces de discoteca (sí, ¡quería luces de discoteca!) las encontré en la tienda de los chinos y dieron un ambientazo increíble. Todo muy simple y muy muy bonito.



Quería agradecer también a:

Inma de Fiestas conGlamour, que aunque no haya participado finalmente en la fiesta, me dedicó un ratito para buscar lugares donde hacerla. 

A Paula, por mostrarme su preciosa casa

A Agustín, por estar hasta altas horas de la noche llevando y trayendo gente.

A Marisa, de Bailamás, que estuvo muy pendiente de mí toda la semana.

A las mamis del cole de mi hija, que salieron en mi ayuda en el primer momento de pánico dándome ideas, y posibles personas que pudieran organizar esto en poco tiempo.

Y mi querida amiga Paula, que me acompañó a ver sitios y a buscar la bendita bola de discoteca por medio Madrid, pero que además sostuvo la fiesta mientras yo estaba en el hospital después de mi pequeño encuentro con la avispa (eso queda para otro capítulo).

Gracias a todos los que ayudaron, a todos los que se quedaron con las ganas de venir, pero que me acompañaron desde lejos, y sobre todo, mil gracias a todos los que vinieron y se lo pasaron como yo quería: en Grande.


P.D. Esta ha sido una de las dos fiesta que he tenido estos días, de la otra (la #PerikasParty) hablaré un poquito más adelante, cuando esté más preparada para contar todo lo que ella implica…  

martes, 31 de marzo de 2015

¡Cuatro años ya!

Quién lo diría: hoy se cumplen cuatro años del día en el que empecé con mi blog.

Sé que estoy un poco perdida, desaparecida. Y, como siempre, tengo una buena razón que, en cuanto pueda, contaré con calma. Se vienen cambios, muchos, y los pocos minutos que me dejan libre los niños los tengo dedicados a preparar todo. 

Aún así, no quiero dejar pasar este cumpleaños, para saludar y agradecer a todos los que me leen. Sigo por aquí, y esperemos que pueda volver a publicar pronto. ¡A ver si lo consigo!


jueves, 12 de febrero de 2015

Disfraz de los Increíbles

Hace tanto que no entro a mi blog, que hasta me resulta raro estar por aquí. Pero no podía dejar pasar la fecha sin mostrar un disfraz que hice hace poco y que fue un exitazo total (modestia aparte). 

Como alguna gente habrá leído en Twitter, en casa llamamos Jack Jack a mi hijo. Él es un niño precioso y angelical, pero que cuando se enfada, se vuelve un pequeño demonio, como el bebé de la familia de Los Increíbles de Disney (pincha aquí si quieres ver a qué me refiero). Trantando de elegir disfraz con su hermana, empezamos a bromear y se me ocurrió hacer algo con lo que fueran conjuntados... Creo que no tendré muchas oportunidades en el futuro de hacer que los dos niños vayan igual y tenía que aprovechar la ocasión. A mi hija le pareció tan genial la idea de ir como los personajes de la película que una vez que lo mencioné ya no hubo vuelta atrás. Lo único es que el peque no pudo ir de Jack Jack (demasiado pelo...) si no de su hermano.


Es disfraz en sí fue muy sencillo de hacer y creo que lo que más tiempo me tomó fue pensar cómo hacerlo y reunir las cosas necesarias.

Los materiales que utilicé fueron: 
Leggins y camisetas rojas (una para cada niño).
Papel transfer para tela oscura (y una impresora a chorro de tinta).
Unos calzoncillos y braguitas.
Tinte de ropa (color negro).
Medias negras para mi hija.
Guantes negros.
Tela amarilla (para los cinturones y la diadema de mi hija).
Zapatos negros.
Goma eva (para los antifaces).


Imprimí en papel transfer para tela oscura el logo de la película. Lo interesante es que en este tipo de papel transfer se imprime la imagen como va a quedar en la ropa, y no en espejo, como el transfer de tela clara.


Pinté el cuello de las camisetas con rotulador para tela negro. Pegué el transfer con la plancha.


Y teñí de negro (con tinte para tela) unos calzoncillos de mi hijo y unas braguitas de mi hija, porque, definitivamente, era imposible conseguir unos de ese color. 


Lo que descubrí haciendo esto, es que, pese a que los hilos originales eran del mismo color que el resto de la prenda, estos eran de otro material (uno sintético, seguramente) y no tiñeron, resaltando sobre la ropa negra una vez teñidos.


Corté unas medias negras a la altura de la rodilla para simular unas botas altas para mi hija (como Violeta, la niña de la familia). 

Además, corté unos calcetines negros de papá para "alargar" los guantes de mi hija, ya que me fue imposible encontrar guantes de niña negros hasta los codos. 

Hice un cinturoncillo y una diadema amarillos. 

Y unos antifaces con goma eva negra.

Y he aquí el resultado.


¿Qué te parecen? ¡A mí me encantaron!

martes, 23 de diciembre de 2014

Papá Noel y los Reyes vienen a tu casa esta Navidad

¿Te imaginas despertarte en medio de la noche, el día antes de Navidad y escuchar ruidos en el salón de casa? No, no son ladrones, es Papá Noel, dejando los regalos para toda la familia. ¿Y la noche antes de Reyes? Sí, ahí están, los oyes perfectamente, Melchor, Baltazar y Gaspar. Han encendido la luz, están comiendo las galletas que les dejaste antes de irte a dormir, los oyes dejando tus regalos. 

En realidad no están en tu casa, pero parece. Y si estuviesen, ¿Por dónde podrían haber entrado? ¿A través de la ventana? No, a través de tu móvil, gracias a una aplicación que se llama SantApp

El sábado pasado Shackleton nos invitó a un evento para presentárnosla. Los niños disfrutaron de un taller en BabyDeli mientras los padres vivíamos la experiencia. 


Confesión terrible: yo nunca he creído en Papá Noel ni los Reyes Magos, y mis hijos tampoco. Pero la aplicación me gustó muchísimo para aquellos que sí creen. La verdad es que, durante un ratito, mientras me hacían la demostración, sentí como si los Reyes  Magos estuvieran ahí, al otro lado de la puerta... 

¿Cómo funciona? Es una aplicación bastante sencilla que te puedes descargar en la AppStore o en GooglePlay. Eliges si quieres a Papá Noel o a los Reyes. Pones el nombre del niño al que vas a "sorprender". Programas un temporizador, colocas tu móvil detrás de la puerta y llamas al peque.


Shackleton (y yo) recomiendan que hagas un par de pruebas antes de hacer la verdadera "demostración". Sólo para asegurarte de que lo estás haciendo bien y que los niños no te pillen... 

¿Vas a probar esta App? ¡Cuéntame qué tal!

viernes, 5 de diciembre de 2014

Yotampu de crepes

Lo sé, hace mucho tiempo que no hacía una Yotampu (Yo También Puedo). No por falta de ideas, si no más bien por falta de tiempo. Pido mil disculpas por ello.

Pero ahora que ya tenemos una aquí, quiero contar que esta Yotampu tiene un significado especial: Me inspiré en una de mis tortas favoritas y que sólo he comido en Costa Rica (donde viví de niña), la torta chilena


Claro que no me salió igual, pero, si tenemos en cuenta que esta la puede hacer hasta un niño (o dos) 


  
y que, trabajando diez minutos puedes tener algo así de rico, 


creo que ha quedado muy muy bien. Si te atreves a probarla, tienes la receta aquí.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...